Comprador: ¿Cómo piensa cuando visita tu casa?

Comprador: ¿Cómo piensa?

¿Te has parado a pensar alguna vez lo diferente que pensamos dependiendo de si somos Comprador o si somos Vendedor?

¿Y te has dado cuenta de que, precisamente, negamos los pensamientos de comprador cuando somos vendedor, y viceversa?

La inmensa mayoría de los compradores de vivienda actúan al revés de como se suele puntuar en un examen: Cuando ibas a clase (long, long time ago…), y te sentabas delante de un folio con diez preguntas, partías del Cero -corre la leyenda de que se daba medio punto por poner bien tu propio nombre- y conforme plasmabas acertadamente tus conocimientos, ibas sumando puntos, deseando llegar al 5 para evitar castigos, al 7 para llegar tranquilo a casa, o al 9 para ganarte un buen premio.

En cambio, cuando intentas vender tu propiedad, y si el anuncio es realista, con fotos bonitas, un buen video explicativo, probablemente – y considerando que la perfección no existe- el comprador llegará a tu casa partiendo ¡de un 9! Wow! eso es muchísimo, ¿verdad? Lo que pasa es que generalmente lo que vienen con la intención de rebajar esa nota a mínimos… o bien para descartar la vivienda, o bien para poder negociar el precio final.

-Oye… y… ¿Cómo rebajan nota de mi casa!?Si la mia es la mejor de todo el barrio, porque [larguísimo argumentario]… y yo no estoy dispuesto a regalarlo porque [más argumentos].

Pues mira, habitualmente -siempre hay excepciones- se suelen fijar en:

  • Estado de Cocina y Baño: Si la cocina y el baño están viejos, sucios, obsoletos o demasiado abarrotados, la sensación será de que la vivienda es vieja y, lo que es aun más importante, no ha sido bien conservada. Esto te puede llevar directamente al suspenso, tenlo en cuenta.

 

  • Pintura y suelos (acabados): A pesar de que son “errores” facilmente subsanables, al igual que en el punto anterior, crea una sensación de dejadez que puede llevar al des-enamoramiento inmediato. Lo mismo ocurre con enchufes, grifos y similares.

 

  • Personalización: ten en cuenta que vienen a comprar su futura casa, no tu antigua vivienda. Y por tanto, hay que ponerselo facil, no todo el mundo tiene una gran habilidad para imaginarse viviendo en una propiedad que está muy personalizada: simbolos políticos o religiosos, tu colección de banderas de equipos de futbol o de platos (o botijos) de cada uno de los pueblos que has visitado, o incluso las fotografías de todas las BBC’s a las que has acudido, harán que, quitándote por lo menos 5 puntos de la nota inicial, te quedes esperando al siguiente cándido comprador.

 

  • Las vistas: Si desde el balcón, subido a una escalera, con un “palo-selfie, en un día sin humedad, con viento de poniente, consigues ver una fina linea de mar… y sin embargo, sentado en la terraza o en el sofá lo que ves es la preciosa -o no- fachada del vecino de delante… en el anuncio no pongas “con vistas al mar”! si mientes en eso, el comprador no se va a fiar de lo que podamos explicarle de la vivienda.

 

  • Además, restarán puntos por falta de equipamientos (ascensor, piscina), por falta de mantenimiento de la escalera, porque la terraza es pequeña -o demasiado grande-, porque hace calor, porque hace frio, porque tienen un cuñado que dice

En definitiva, la lista de objeciones habituales es larguísima (unas 40 según Moises Ruiz), y el objetivo de la gran mayoria de ellas es simplemente encontrar puntos a su favor para defender una oferta a la baja.


 

Y para evitar -o, al menos, minimizar esos efectos, tienes dos opciones: preparar tu vivienda y a ti mismo para rebatirlas sin entrar en discusiones y peleas, de forma objetiva y profesional, o bien, contratar a un profesional que te indique como minimizar los “errores” de tu vivienda para entrar al mercado, y que además sea capaz de gestionar el proceso de negociación y venta de forma efectiva.


No pienses que la única opción que tienes para vender es bajar el precio, hay muchos recursos que puedes poner en práctica para conseguir los mejores resultados.

Si necesitas ayuda para vender tu propiedad, llámanos y déjanos explicarte las opciones que tienes.

 

Nos vemos por Sitges!

Escribir comentario

Your email address will not be published.