Cuando un mal agente puede ser tu ruina (Caso Real)

Cuando un mal agente puede ser tu ruina (Caso Real)

Hoy os voy a explicar una historia, una historia de cómo un mal ASESORAMIENTO por parte de un Agente puede llevar a la ruina a unas personas honradas y trabajadoras, dando al traste con sus ilusiones, proyectos y futuro.

Nota: (los nombres que aparecen, así como las ubicaciones son inventados para proteger la privacidad de los implicados)


 

George y Michael llegaron a Sitges, como muchos extranjeros, de vacaciones. Después de disfrutar de sus maravillas en diversas ocasiones repetidas a lo largo de los años, planearon seguir con su futuro aquí.

Para ello, proyectaron abrir su propio negocio con los ahorros con los que contaban, sabiendo que, con esfuerzo, podría funcionar.

Una vez decidido el tipo de negocio (digamos que fué una Heladería Gourmet), se pusieron en contacto con una Agente, llamada “Milagros Pesetas”.

Élla, rápida, solícita, presta y desinteresadamente, les aseguró que tenía el local de sus sueños, donde su proyecto crecería y les daría el éxito y la tranquilidad que buscaban.

El local “solo” tenía un par de pegas:

  • había que hacerlo nuevo -pues estaba destrozado-,
  • que era un poco caro – obligaría a una altísima facturación.
  • y que estaba en una calle poco adecuada para el tipo de cliente al que encaraban el negocio (dato que, por supuesto, Milagros Pesetas no explicó).

Minucias, ¿verdad?

Extranjeros, y confiados, firmaron el contrato redactado por Milagros Pesetas y que revisó un amable abogado, dando el ok al inicio de su proyecto.

Milagros Pesetas les felicitó, eso sí, después de cobrar su factura.

¡Arrancamos las obras!

Los trabajos de reforma, más largos y más caros de lo esperado (sigh!), hicieron que George y Michael no pudieran abrir su Heladería Gourmet hasta bien entrada la temporada estival, perdiendo con ello a un buen puñado de clientes.

Y ¡Abrimos puertas!

Gente para arriba, gente para abajo, pero ¡Oh, misterio de la vida!, ninguna de esas personas -o muy pocas de ellas- entró a degustar los excelentes helados gourmet que G y M ofrecian.

Un mes, dos meses, tres meses… mesas vacias.“Ay, si hubieramos buscado otro local en una calle adecuada”– se lamentan G&M.

Hace unos días G y M decidieron poner fin, triste pero dignamente, a su Aventura Sitgetana.

Según aquel contrato que Milagritos les juró era seguro y les daba tranquilidad, hoy no pueden ni siquiera cerrar su local, porque DOS CLÁUSULAS les obligan, en caso de renunciar, a liquidar un alto importe “de multa” a la que no pueden hacer frente. La situación,

 


 

Han venido a hablar con nosotros en busca de consejo, y puesto que “toma la máquina del tiempo y vuelve a hace 12 meses” no me parce adecuado, solo les puedo recomendar que contraten a un excelente abogado.

Se nos antoja durísimo ver como un mal consejo -o una excelente concatenación de éstos- por parte de un MAL Agente Inmobiliario puede llevar a la más absoluta ruina económica y personal.

Todo por la pasta, Todo vale. No hay clemencia, no hay humildad, no hay bondad.

Hoy estamos tristes.

Nos vemos por Sitges!

 

NOTA DE DISCULPA Y CORRECCIONES:

QUEREMOS PEDIR DISCULPAS PÚBLICAMENTE A LA PROPIEDAD DEL LOCAL, PUES AL PARECER ESTE TEXTO SE HA ENTENDIDO COMO UN ATAQUE HACIA ELLOS, SUS ACTUACIONES O LA MISMA PROPIEDAD. EN NINGÚN CASO ERA ESTA LA VOLUNTAD, PUES TENEMOS CLARO QUE EN NINGÚN CASO ES RESPOSABILIDAD DEL ARRENDADOR EL ÉXITO O FRACASO DEL NEGOCIO, Y EN ESTE CASO, POR DESGRACIA, ASUMIRÁN CONSECUENCIAS QUE NO LES DEBERÍA CORRESPONDER, SIENDO IGUALMENTE -o incluso más si cabe- PERJUDICADAS.

POR SUPUESTO, NO ES INTENCIÓN ES HACER JUICIO DE VALOR NI PONER EN ENTREDICHO SU SITUACIÓN, Y ENTENDEMOS PERFECTAMENTE QUE SE PUEDAN HABER SENTIDO OFERNDIDOS POR EL TEXTO O LOS COMENTARIOS, Y POR ELLO CORREGIMOS AQUELLOS PUNTOS EN LOS QUE HEMOS FALTADO A LA VERDAD (DEBERÍAMOS HABER CONTRASTADO ANTES) O QUE PUEDEN LLEVAR A EQUÍVOCO:

  • DECÍAMOS QUE LA PROPIEDAD NO SE AVENÍA A NEGOCIAR UNA SALIDA: SEGÚN NOS INDICAN, NO ES CIERTO. CORREGIMOS Y PEDIMOS LA MAYOR DE NUESTRAS DISCULPAS POR PONER EN BOCA AJENA PALABRAS QUE NO HAN SIDO CONTRASTADAS.
  • NO SE COMENTABA (POR DESCONOCIMIENTO DE ELLOS) QUE LOS PROPIETARIOS HAN ASUMIDO GASTOS DERIVADOS DE CONSUMOS E IMPUESTOS, Y QUE ADEMÁS NO HAN RECIBIDO TODOS LOS PAGOS CORRESPONDIENTES. AHORA SE ENCUENTRAN SIN INGRESOS Y SIN LOCAL, LO CUAL ES LA PEOR DE LAS SITUACIONES PARA UN PROPIETARIO.
  • SE DECÍA QUE EL LOCAL ESTÁ EN UNA “CALLE POCO COMERCIAL”: nos referíamos respecto al tipo de negocio y el tipo de cliente al que iba encarado. La calle en la que está ubicada la propiedad cuenta con diversos negocios , muchos de ellos con una larga trayectoria y mucho éxito.

NO TENEMOS INTERÉS ALGUNO EN LOS HECHOS QUE HAN OCURRIDO (O QUE ESTÁN OCURRIENDO), NI ECONÓMICO, NI SOCIAL, PERSONAL O PARTICULAR. DE NINGÚN TIPO.

NO TENEMOS NADA PERSONAL, NI A FAVOR NI EN CONTRA, DE LAS PERSONAS INVOLUCRADAS: PROPIETARIOS, INQUILINOS Y AGENTES.

NUESTRA INTENCIÓN ÚNICA ERA EL PONER UN EJEMPLO DE LO QUE CONSIDERAMOS UN POBRE ASESORAMIENTO QUE, A LA POSTRE, HA RESULTADO EN UN GRAN DESEMBOLSO ECONÓMICO PARA INQUILINOS Y SOBRE TODO, PARA LOS PROPIETARIOS.

REITERAMOS NUESTRAS DISCULPAS PÚBLICAS Y A PETICIÓN DE LOS PROPIETARIOS, MANTENEMOS EL TEXTO CORREGIDO CON LAS CORRECCIONES Y LAS DISCULPAS

5 Comments

  • Jesus Barrios 20 octubre, 2016 at 20:17

    Vicente, comparto contigo el sentimiento de tristeza. Casos como este ocurren en todo el país, y sin duda aplican mala fama al sector.

    Solo. Os queda seguir trabajando, por un lado dando un servicio excelente a nuestros clientes, y por otro cambiando y transformando la profesión inmobiliaria, alcanzando un nivel de excelencia, profesionalidad y ética a la altura de lo que la sociedad demanda.

    Un fuerte abrazo desde Zamora.

    Reply
    • Vicente Agulló 21 octubre, 2016 at 09:22

      Jesus, eso es lo que intentamos hacer. No nos haremos ricos, pero desde luego, por las noches dormiremos con la conciencia tranquila por saber que nuestro trabajo está hecho con decencia.

      Un abrazo, amigo.

      Reply
  • S.B.M. 20 octubre, 2016 at 23:14

    Indignada, Descorazonada, Rabiosa, Enfadada y Triste…..tremendamente Triste por que doy fé de lo “VENCIDOS” que se marcharán George y Michael.
    El sabor amargo y la sensación de fracaso que se llevan en la maleta estas buenas personas, me hacen sentir muy…….ASQUEADA.
    Y lo lamento muchísimo.
    Les deseo toda la suerte del mundo (que la merecen) esa misma que aquí, en mí Pueblo con “engaños” , malas artes y una grandísima dosis de Codicia de algunos; no han podido disfrutar.
    Hasta pronto AMIGOS.

    Reply
  • Gema García 21 octubre, 2016 at 12:59

    Excelente artículo compañero, comparto contigo en que se deben publicar tanto las cosas buenas como las menos que por desgracia son muchas en nuestro sector.

    Justamente esta semana hemos vendido un ático en nuestra zona, el cliente se quejaba del trato recibido por más de 5 compañeros de la zona, comentaba que suerte haber dado con nosotros y que debíamos estar contentos de que los otros trabajaran “mal o medio bien”.

    Sin embargo no estamos contentos, en nuestra opinión este tipo de “agentes inmobiliarios” desprestigian enormemente la profesión.

    Un abrazo inmobiliario

    Reply
  • Jose Miguel Burrieza Gómez 21 octubre, 2016 at 14:41

    Primer error, siempre hay que leerse más de una vez y detenidamente un contrato máxime cuando vas a realizar la inversión de tu vida, segundo, antes de empezar hay que hacer un estudio de mercado donde se estudia la zona, si hay competencia alrededor de tu negocio, tipo de personas que pueden degustar las creaciones de tu negocio, tercero, nivel de inversión que requiere aquello que piensas iniciar, sino se observan estas premisas y caes en manos de una API desaprensiva que no tiene moral ni prejuicios en abusar de unos extranjeros que supuestamente vienen con pasta para crear un negocio, entonces vas vendido y seguro que no levantaras cabeza y si encima te endiñan cláusulas de rescisión super abusivas que me llevan a pensar que tenía alguna relación con la propietaria del local dado que esas cláusulas solo la beneficiaban a ella, entonces te conviertes en carne de “pringao”, joder que este es el país de la picaresca, el país de Quijote y de Marcelino pan y vino, espero que un buen abogado ayude a minimizar las pérdidas, mucha suerte.

    Reply

Escribir comentario

Your email address will not be published.